La historia oral de Aeroflot

Contempopranea Aeroflot

La historia oral de Aeroflot

Por Trenca

Fotos del archivo personal de Tole de Paz

11 de Junio de 2020. El Festival Contempopranea de Alburquerque comparte en su redes sociales una imagen conmemorando su 25 aniversario. En ella aparecen los nombres de los 325 artistas que han pasado por este evento imprescindible para los amantes del indie. Y el orden alfabético quiere que encabecen la lista Aeroflot. ¿Los Aeroflot de Talavera? Los muros de Facebook de muchos de los «sospechosos habituales» de las jaranas musicales talaveranas compartiendo y celebrando la imagen, lo confirmaban.

Con esa percha, había motivos más que suficientes para contactar con Tole (voz y guitarra), Dioni (bajo), Miguel (batería), Luján (guitarra) y Chema (teclados y caja ritmos) para que nos llevaran de regreso a 1999, a una noche calurosa de un 24 de julio en la que Aeroflot voló tan alto, que tocó el cielo del noise pop.

AEROFLOT Y EL 25 ANIVERSARIO DEL CONTEMPOPRANEA

25 Ainversario Contempopranea
Chema: «Lo del cartel me pareció muy gracioso. ¡Por primera vez encabezamos una lista!».

Miguel: «Fue un orgullo muy grande. Me pasó la imagen mi hija de 25 años. ‘Mira lo que viene aquí del Contempopranea’. Y además tenemos en muy buena estima a Agustín Fuentes, al festival y a Alburquerque. El Contempopranea fue un descubrimiento para mi. Me quitó esa losa de talibán rockero. Me dio una buena bofetada y me quitó prejuicios».

Tole: «Me ha hecho ilusión que mucha gente se acordara de nosotros porque fue hace muchos años, en la edición del 99. Recuerdo el ambiente cojonudo y diferente, el camping y la gente iba porque amaba la música. Y el nombre del festival era ya una declaración de intenciones: Una apuesta por la escena española».

Luján: «Cuando lo vi me quedé ‘alucinao’. ¡Hostia tío! ¡Qué puntazo! En el Contempopranea te trataban como si fueses un grande y Agustín nos tenía mucho aprecio. Tuve el cartel colgado de la edición en la que tocamos durante mucho tiempo en mi habita».

Dioni: «Me enteré por mi hermano y como decía alguno por ahí: ¡Homenaje a Aeroflot en el próximo Contempopranea! (risas). Fue emocionante subir por primera vez a un escenario grande y que desde el primer día te trataran como artista. Eso lo veías muy lejos y aún lo sigo disfrutando. He estado viendo las fotos y escuchando los temas y todavía me entran los nervios».

THIS IS AEROFLOT

Aeroflot banda de noise pop de Talavera de la Reina
Tole: «Aeroflot éramos un grupo muy marcado por los 90. Nuestro sonido era pop de guitarras con melodías. Teníamos influencias del noise pop. Nos gustaban mucho Pixies, The Wedding Present, Jesus and Mary Chain, Pavement, Surfin bichos, Los Planetas, también el Britpop. En fin, cargar mucha melodía y guitarras distorsionadas. «

«Había una eclosión de bandas independientes y casi todas cantaban en inglés. Cantar en castellano no era habitual. Con Aeroflot empezamos a final del 93. Yo venía de otro grupo que se llamaban los Sonámbulos con el que toqué por toda España y llegamos a editar un single. Empecé a tocar con mi hermano Dioni y con nuestro primer batería Marcos. Y luego entró Jorge Lujan a la guitarra que aportó muchísimo al grupo».

Luján: «Yo tocaba el bajo con otro grupo que se llamaba Vesania. Terminó y  conocía a Tole de su anterior grupo Los Sonámbulos. Ellos eran tres en aquella época y no tenían segundo guitarra. Me dijo que si quería tocar con ellos. En los 90 yo estaba muy influenciado por Pixies, Sonic Youth, Dinosaur Jr, Pavement y Tole también y empezó con ese rollo ruidoso y luego yo le metía un rollo más rockero. Luego Tole empezó a escuchar Pet Sounds, de los Beach Boys, Love y grupos psicodélicos. Tole buscaba esa melodía y yo tiraba por Television, Luna… guitarras más cristalinas. La primera época de Aeroflot era más ruidista y luego tiramos a lo que decía antes guitarras cristalinas, rollo Luna.

Tole apostó por ese sonido de Jesus and Mary Chain, la Velvet Underground… de donde nace la primera ola del indie español, con Australian Blonde o El Inquilino Comunista«.

Tole: «Más tarde Miguel sustituyó a nuestro batería Marcos».

Miguel: «Fue en el 98 porque se fue el anterior batería, Marcos Santa Marta, y Tole con el que había estado en otro grupo me invitó a unirme. Yo había estado en bandas de rock y me considero rockero. Ellos hacían indie pop o noise pop pero no me costó adaptarme porque escucho todo tipo de música y soy muy ecléctico. Además, fue un placer entrar en un grupo ya con repertorio, actuaciones…

Tole: «Y luego entró Chema al teclado. El ‘cabrito’ tuvo suerte (risas). Nada más entrar tocamos en el Contempopranea. Yo le decía, no veas lo que nos ha costado llegar a hasta aquí».

Chema: «Yo conocía a Luján del pub The Beat. Y con unos amigos en común iba a verles ensayar y llegó un momento en que seguía yendo aunque no fueran mis colegas. Les comenté, oye tengo una caja de ritmos. ‘Pues traetela’ y otro día me empecé a llevar un teclado. En la primera canción que participé fue en Penélope, metiendo una caja de ritmos creando atmósferas, melodías o colchones para resaltar efectos de la guitarra».

Luján: «Y Tole con las letras era un crack. Yo lo intenté, se me iba la pinza y no contaba nada. Las letras eran un poco psicodélicas. Tole tampoco nos contaba de que iban pero lo podías intuir (relaciones humanas, hijos, etc). Recuerdo Tesoro sin valor que trata sobre la paternidad, sobre que él antes valoraba unas cosas y desde que era padre no eran tan valiosas como él creía. Pero tampoco le preguntaba. Solo le acompañaba a los coros».

Tole: «Acertamos con el castellano aunque íbamos a contra corriente. La escena independiente empezaba a nacer con bandas como Penelope Trip, Automatics... y estas bandas nos gustaban mucho. Y por ahí estuvimos buscando nuestro sonido. Ensayábamos mucho y tiramos por el pop distorsionado con melodías».

AEROFLOT Y LOS ENSAYOS

música independiente
Luján: «Nunca he ensayado tanto como con Aeroflot. Se lo dije a Tole. Ensayábamos 2 ó 3 veces a la semana, una media de dos hora y pico, de 21 a 23:30, martes y jueves. Y cuando había algún festival, incluso tres días. Recuerdo tocar los temas con los ojos cerrados . Las improvisaciones de los directos ya no eran ni improvisaciones».

Miguel: «Sí, ensayábamos bastante. Era por Tole que estaba muy comprometido con la banda. Luego he estado en grupos que el lema era ensayar es de cobardes (risas). Pero cuanto más ensayes mejor porque vas encontrando tu sonido».

Dioni: «Nos gustaba mucho ir a ensayar aunque no hubiese una actuación o grabación de maqueta cercana. Y lo disfrutábamos mucho. Era una época en la que llegaba uno y decía habéis escuchado a este grupo, y cambiabas los grupos como los cromos… Te ponías deberes. Y al siguiente ensayo ya habías aprendido los ritmos y las líneas de bajo de esas bandas que ibas descubriendo».

AEROFLOT Y EL TRABAJO DE CAMPO

shoegaze y noise pop
Tole: «Evidentemente estaba suscrito al Rockdelux y al Ruta 66 y siempre que leía alguna reseña del algún festival o escuchaba algún evento en Radio 3, empezaba a indagar…Y luego estaban los fanzines que lo bonito que tenían es que estaban hechos por melómanos y tenían mucha información. Siempre encontrabas algún teléfono o dirección para enviar las maquetas. Luego a los 15 días volvía a llamar para ver si lo habían recibido. También les preguntaba por sitios donde tocar. A todo esto le dedicaba más de una hora al día. Había que estar muy encima y a la larga me acabó quemando.»

Luján: «Tole estaba muy metido mandando nuestras maquetas a mucha gente y Dioni incluso iba mucho por Alburquerque».

Dioni: «Mi entonces novia ahora esposa fue a trabajar a Alburquerque y cada quince días iba para allá. Y me juntaba con Agustín y con la gente del festival y me iba enterando de las confirmaciones del cartel. Un día me comentó Agustín que había grabado en vídeo a unos tipos en Benicassim con una camiseta de la ONCE. Pues era yo. ‘¿Cómo que eras tú?’ Vamos a tu casa y lo vemos. ¡Y efectivamente era yo! La gente nos decía en el FIB ¿Qué vais a pillar un ciego? Y nosotros, que va, a pillar una pájara».

Tole: «No era fácil darse a conocer. Movíamos las maquetas por muchos por fanzines, (Puzzle, No action, Marca Acme, El ruidoso, Serie B, Me pongo histérico, Super 8). Hacíamos tiradas de entre 100 y 200 copias también para radios y festivales. Pero había pocos. Acababa de empezar Benicassim, estaba también el Espárrago Rock y el Contempopranea. De este me enteré a través de una reseña pequeña en un fanzine y dije solo por el nombre, que es una declaración de intenciones, en este tenemos que encajar por cojones. «

AEROFLOT Y EL CONTEMPOPRANEA 98

Señor Chinarro Antonio Luque en Contempopranea

SR Chinarro en el CPOP 98

Miguel: «El año anterior al que tocamos en Contempopranea, en el 98, fuimos al festival. Vi el rollo que había, descubrí el tontipop con Los Fresones Rebeldes y me encantó. El festival tenía nuestro formato ideal y dijimos aquí tenemos que estar al año que viene y lo conseguimos.

Estaba super bien organizado. La comida, el alojamiento, el ambiente que había y el recinto era precioso. En lo estrictamente musical, esto lo quiero recalcar, ves a los grupos sonar bien. Los técnicos dan una asistencia en el escenario impresionante. Tienen una mentalidad y una actitud que es digna de elogiar. El pueblo se implica muchísimo y es un festival que tienen el buen gusto de tratar bien a los músicos».

Tole: «Al Contempopranea ya le veías proyección. En la primera edición a la que fui la del 98; ya había unas 4000 personas de toda España. El recinto es muy chulo. Agustín derrochaba mucha ilusión y veías que merecía la pena. Para mi el Comtenpopranea y el Sonorama son los dos festivales que mejor han captado la escena independiente desde aquellos años hasta ahora, y esa es la clave de su éxito».

AEROFLOT Y LAS GRABACIONES DE MAQUETAS

Aeroflot en concierto en el festival Contempopranea
Miguel: «Las primeras maquetas las grabamos en el local con nuestros amigos técnicos.»

Tole: «Utilizábamos el Cubase que era muy tedioso, con Mariano Brito, de La Niche, a los mandos. Pero no teníamos muy buena microfonía y decidimos mejor grabar en Madrid».

Miguel: «Pero cuando fuimos el primer año a Contempopranea, y nos propusimos llegar a tocar al año siguiente decidimos preparar otra maqueta e ir a un estudio profesional en Madrid».

Tole: «Estuvimos a punto de tocar en la edición del 98 pero llegamos tarde con la maqueta. Se la mandamos y ya tenían cerrado el cartel. Y al año siguiente les mandamos otra, porque solíamos grabar una maqueta al año».

Miguel: «Grabamos con Javier Almendral en su estudio y el tío se entregó y encontró el sonido que estábamos buscando. Fue una experiencia muy enriquecedora».

Tole: «Grabamos en dos días y al tercero mezclábamos. No había tiempo para repetir. El primer día iban baterías, guitarra y bajo en seis horas. Y el segundo a cantar y el miércoles a mezclar. Así que les enviamos la nueva maqueta y en seguida nos llamaron para que formaros parte del cartel».

AEROFLOT Y EL CONTEMPOPRANEA 99

Edición de 1999 del festival de música independiente de Alburquerque
Dioni: «En todos los ensayos anteriores estás esperando una oportunidad como esta. Y cuando llega piensas este es el momento de demostrar si valemos para esto. Y te lo tomas como un curro porque aunque hemos dado un paso importante, a ver si podemos dar uno más.»

Chema: «Recuerdo que íbamos de camino al festival escuchando Radio 3. Y cuando nos pincha Julio Ruiz en Disco Grande se confunde de nombre. ¡Bueno! Hemos sonado en disco grande pero con el nombre cambiado».

Miguel: «Nos fuimos dos días y no nos faltó de nada».

Tole: «El dinero nos dio para alquilar furgoneta, hotel y comer y beber todo lo que quisimos, incluso nos sobró. Era la época de la peseta y el dinero cundía más».

Lujan: «Fue una experiencia muy loca. Como éramos unos novatos y nunca habíamos ido a un gran festival, nos volvimos un poco locos. Me llamó mucho la atención estar en el mismo hotel junto a Sexy Sadie, La Habitación Roja, Niños Mutantes…»

Miguel: «Les teníamos en las habitaciones de al lado y les escuchábamos ensayar, calentar las manos y las voces».

Chema: «Uno mientras dormíamos, no recuerdo de que banda era, apareció con un megáfono por los pasillos a la tantas de la madrugada. No se llevó una hostia de milagro».

Tole: «Ya nos acreditamos con acceso a la zona VIP, que tenía bebidas gratis. Vino con nosotros lo mejor de cada casa de Talavera: melónamos, djs… como Dani Carchenilla – DEP -, Julio Mogwai que era su primer festival, Carlos Rossi, las hermanas Mondobrasero, Fernando Romo… Se hicieron camisetas y todo. Les pasamos nuestras acreditaciones para la zona VIP e hicimos un desfalco de bebida… Los ‘seguratas’ nos decían, ‘¿pero cuántos sois en Aeroflot?’ «

Luján: «No tuvimos mucho contacto con Sexy Sadie, Niños Mutantes y otras bandas. No nos quedábamos en la Zona VIP. Como todos nuestros amigos estaban fuera, entrabamos a pillar bebida y volvíamos con ellos».

Miguel: «No sé si fue Luján o Chema los que dejaron la acreditación a los amigos que vinieron de Talavera y se pasaron toda la noche pidiendo bebida y a la mañana siguiente…»

Tole: «Nos citaron a todos los grupos a la sede del festival. En ese momento estaban llegando La Habitación Roja. Uno del festival nos empezó a echar la bronca a todos y La Habitación Roja, ‘¡Joer, si nosotros acabamos de llegar!’ Y yo escondiéndome de baja de una mesa».

Dioni: «Recuerdo un rato antes de tocar; Jorge, Chema y yo nos fuimos a dar una vuelta por el pueblo. Estaban todos los bares llenos y no nos daba tiempo a pillar algo de comer. Sacamos la acreditación, ‘somos artistas tenemos que tocar ahora’. Y la señora que estaba en la barra nos dijo ‘¿De queréis los bocadillos’. De lo que quieras. La mujer le quitó por ahí a alguien unos bocadillos. ‘Tomad y piraos a tocar’. Ahí demostró que Alburquerque estaban muy implicado en el festival» (risas).

Tole: «También creo que era el primer año que lo retransmitía Radio 3. Julio Ruiz nos hizo una entrevista de media hora y emitieron en directo las actuaciones. Para un grupo como nosotros todo fue positivo y ahora es un recuerdo entrañable».

Chema: «Creo que fue mi segundo concierto. El primero fue en la Siroco. No sabía como iba aquello. Fui descubriendo lo que era una prueba de sonido y la importancia de llevarte tu propio monitor para escucharte».

Tole: «Fue una experiencia muy chula para todos nosotros. Tenían medios profesionales. Los técnicos eran cojonudos. Había uno para cada músico. Te ajustaban el ‘ampli’, la voz… Estábamos acostumbrados a conciertos con medios escasos. No nos ecualizaban. Directamente salías a tocar y en 5 minutos empezaba el concierto».

Dioni: «Un consejo: no enfades al técnico. No te pongas chulo que te la lían. Tienes que ir de modesto porque estás en sus manos. Por ejemplo, tuve un problema con un cable que se salió, les hice un gesto a los pipas y rápido vinieron a hacer su trabajo».

Miguel: «Como batería te puedo resaltar que con una de las cosas que flipé fue cuando planté mi set batería, que no lo usé entero… Llegó un asistente y me dijo ‘qué necesitas, cuantos platos y tambores llevas’. Ha sido la mejor vez que hemos sonado como grupo. Una de los mejores conciertos de mi vida y sigo tocando… Y como todas las cosas muy ricas pasó muy rápido».

Dioni: «Sabíamos el tiempo que teníamos y llevábamos el repertorio muy estudiado. Entre canción y canción, las menos pausas posible. El formato inglés que decíamos: 45 minutos y un bis. No dábamos ni las gracias ni ‘na’. ‘P’alante’, una canción detrás de otra».

Miguel: «Había poco público pero para nosotros era un triunfo estar ahí. Agustín Fuentes tiene la costumbre de que a cada grupo les hace una presentación y eso te motiva un montón».

Luján: «Durante el concierto veía que nos decía Agustín desde abajo, ‘estáis sonando de puta madre’ y fuimos cogiendo confianza. A mi me pasa que empiezo con miedo, cojo soltura y ya me vengo arriba».

Tole: «Fuimos los segundos. Cuando empezamos no había muchas gente y eso que ya estaba atardeciendo. No es como estas imágenes que ves del Contempopranea ahora, desde primera hora lleno. Cuando terminamos ya se estaba llenando el recinto, pero no te dejaban pasarte de tu tiempo».

Dioni: «Estábamos acostumbrados a estas situaciones. Dijo Migue, ‘el batera’, ‘que bien se va a poner esto cuando nosotros terminemos’ y bromeó con el siguiente grupo ‘os hemos dejado la plaza calentita’ «.

Chema: «En el escenario no te enteras de ‘ná’ porque estás tocando y cuando no me tocaba participar en alguna canción me bajaba y me ponía con los técnicos en el backstage o me iba a por una copa. Pero se me pasó volando».

Luján: «Sí que me dio tiempo a disfrutarlo. Luego con los años te das cuenta que estas experiencias no las vas a volver a repetir».

AEROFLOT Y UN PAÍS EN LA MOCHILA

Bloomington banda extremeña
Tole: » La actuación en el Contempopranea nos dio confianza y nos abrió otras puertas. Era el principio de la escena independiente, la gente tenía mucha ilusión. Estaba todo por hacer y era todo más accesible. Hablé con gente de sellos como Luis Calvo (Elefant Records), Pedro Vizcaíno (Grabaciones en el Mar) o Carlos Subterfuge«.

Dioni: «Ya te miraban de otra manera. ‘Si han tocado en el Contempopranea será por algo'».

Tole: » Fuimos semifinalistas en el concurso de Rockdelux. Nos quedamos con las ganas de tocar en Sonorama. Contactamos con la asociación y creo que encajábamos. Pero era muy difícil entrar en los festivales».

Luján: «Empezamos a tocar en Siroco porque pasamos la maqueta a mi primo Ángel Lujan que era el técnico de sonido de la sala y venía de trabajar en el Laboratorio. Después trabajó con Vetusta Morla, León Benavente, Enrique Morente… Tocamos en la misma semana que estaban programados otros grupos emergentes por aquellos años como Vetusta Morla y Love of Lesbian. Estábamos en el lío».

Miguel: «También nos hizo otra entrevista Julio Ruiz al año siguiente cuando fuimos de público al festival. Se interesó por nuestra música y demostraba que la conocía y eso fue muy halagador. Nos contrataron para las fiestas de presentación en Cáceres y Badajoz. Fueron dos noche de músico, de sentir que estás haciendo algo que te mola: subir a la furgoneta, dormir en pensiones, hacer piña con tu banda y ver que la gente responde e incluso alguno conoce tus temas».

Luján: «Estuvimos en el Diario Pop de Jesús Ordovás presentando una de las maquetas. El tío era muy majo. Nos decía que le encantaba nuestro rollo con esas guitarras a lo Beach Boys. En ese viaje íbamos con La Niche, una banda amiga de Talavera, e hicimos la entrevista juntos».

Tole: «Intentábamos contactar con grupos de otras ciudades para tocar. Ellos nos prestaban su equipo y luego nosotros los prestábamos el nuestro cuando venían a Talavera. Tocamos en Córdoba invitados por una banda y las condiciones de allí nos daba para cubrir gastos, pero las de aquí de Talavera para ellos no. Así que no vinieron».

Dioni: «Tocamos en Pozoblanco con varios grupos y atravesamos todo el pueblo para llegar a la sala. En todo el pueblo no había ni un cartel. Pensé, a ver si no va a venir nadie a vernos. Total, que llegó el organizador, ‘tranquilos que lleva un coche con un megáfono dando la tabarra toda la semana’.

Termina el concierto y nos recomiendan un garito. Nos llevó un chaval pero nos dijo que él no pasaba porque no había más que gentuza. Pasamos y allí estaban los técnicos de sonido, la organización del festival, una periodista de Radio Córdoba que había cubierto los conciertos…¡Bendita gentuza!».

Tole: «En otra ocasión compartimos escenario con Undrop y con el proyecto que luego fue Idealipstick en Madrid. A este último vino un AR de una ‘multi’ a la que habíamos enviado la maqueta. Nos dijo después que estábamos bien pero que no era lo que estaban buscando. Con Los Enemigos tocamos en el concurso de Rock de Villarrobledo. Llegamos a la final con cuatro grupos más y el concierto lo cerraba la banda de Josele Santiago aunque nos avisaron que no querían saber nada de los grupos del festival. Estaban a sus cosas».

AEROFLOT Y EL NORTE / SUR Y EL POSIBLE TODO Y NADA

Niños Mutantes y La Habitación Roja en en el festival de la escena independiente

Repertorio de Aeroflot en el Contempopranea.

Tole: «Con Norte / Sur, que era un sello de Asturias, estuvimos a punto de editar un LP. Antes en el año del Contempopranea nos metieron en un recopilatorio de su sello. Nos dijeron que nos editaban y que nos harían un videoclip pero que nos teníamos que comprometer a hacer un gira por España. Teníamos que buscarnos las actuaciones, ir a taquilla…»

Miguel: «Norte / Sur nos puso las pilas. Se interesaron por nosotros. Eran del norte. Es otra filosofía. Tienen más cultura musical que la que podemos tener aquí en la Meseta».

Lujan: «Era el momento del todo o nada. De apostar por ello o quedarte en tierra de nadie. A mi me daba un poco de vértigo porque muchos teníamos que seguir currando».

Tole: «Lo meditamos pero era complicado. Yo ya tenía familia. Había que hacer una apuesta arriesgada».

Miguel: «Fue el principio del fin pero también veníamos ya desgastados un poco, por dar tanto y no conseguir un poco más. Aunque el que más se desgastó fue Tole, no encontraba la recompensa a todo el trabajo que estaba haciendo».

Tole: «Me di cuenta que había que dar un paso adelante y meterte en la furgoneta y salir todos los fines de semana a tocar, sin saber si ibas a ganar dinero. Yo en mi caso no podía. Y el resto empezaron con TV Explosion«.

Dioni: «Es una decisión que se entiende. Unos ya tenían sus trabajos, familias…Yo por entonces no lo tenía. A lo mejor me hubiese lanzado pero entiendo a los demás que se echaran para atrás y lo vieran complicado. Nos pilló un poco tarde. Nos llega a pillar más jóvenes y nos lanzamos».

Miguel: «Nos quedamos con las ganas de ir a Avilés, que era de donde era el sello, a poner la bandera».

Chema: «Lo primero era pasarlo bien y conocer gente y si surge más cosas pues genial. Pero ese compromiso era casi un trabajo y no sabías lo que podía pasar, tal y como estaba el mundillo. No había esa promo tan fácil que había ahora con Internet».

Dioni: «Hasta donde fuimos lo hicimos dignamente».

AEROFLOT Y LAS EDICIONES POSTERIORES DEL CONTEMPOPRANEA

Tole: «El festival ha evolucionado a la par que la propia escena independiente. Al principio todo era arriesgado y no había tanto público. Poco a poco el público ha aceptado el movimiento independiente. Aunque el festival siempre ha apostado por propuestas novedosas, ahora hay demasiadas bandas haciendo lo mismo».

Dioni: «Chucho, Mercromina… El círculo ese que formaban Surfin Bichos, Chucho y Mercromina con Fernando Alfaro y compañía. Cualquier concierto de ellos en el Comtempopranea me ha gustado muchísimo.

Tole: «Me quedo con los conciertos de Los Planetas de la primera época».

Miguel: «Tengo muchos conciertos como favoritos. He visto a The Sunday Drivers, Cooper, Los Fresones Rebeldes. No me iba el ‘tonti pop’ y acabé pegando botes como loco. Pero los que más me han gustado, The Sunday Drivers. Cuando salieron me gustaron muchísimo. Además, siendo de nuestra tierra. También Los Planetas o Sidonie cuando empezaban. No he visto nada en el Contempopranea que no me gustara como sonara».

AEROFLOT Y SU REGRESO

Luján: «No me importaría nada volver a tocar esas canciones, es más, me molaría mogollón. A ver si nos pica y hacemos una banda tributo a Aeroflot, que es lo que se lleva ahora».

Dioni: «Yo hace unos años que dejé la música y se me ha olvidado todo. Y acordarme de las canciones me supondría un tiempo que no tengo. Sería bonito pero necesitaríamos unos meses ensayando para que suene decente. Mi hermano y Miguel sacarían las canciones en un momento pero yo… y además que tengo mil canciones en la cabeza. Se mezclarían. Pero llegar y tocar 5 ó 6 canciones pero sin ningún ánimo de ir más allá…».

Chema: «Con Proyecto Carambola, un proyecto posterior con los mismos integrantes que Aeroflot, hubo un intento y creo que llegamos a tocar alguna de Aeroflot en el Ecopop y en alguna fiesta de presentación. Pero ahora están la edad, los hijos…»

Tole: «Somos padres con hijos, con obligaciones… Hay que dejar las cosas como quedaron. Cada cosa tiene su tiempo. Podíamos ensayar un mes y p’alante pero hay que dejarlo como estar. Otra opción es hacer una fiesta privada para los amigos…»

Miguel: «Yo en ese sentido soy muy despegado. Cuando dejaba un grupo ya estaba en otro. Entiendo que a la gente le guste volver a juntarse con la parroquia con la que tocaba. Aunque me parezca utópico y si llegara el caso…lo haría».

Publica un comentario