LIAM GALLAGHER: FRIENDLY “HOOLIGANISMO”

POR TRENCA.
FOTOS ÓSCAR GM.

El punto álgido del brit-pop pasó por mi casa. Ni miramos por el pestillo y, por supuesto, ni le abrimos la puerta, a pesar de la insistente llamada a través de la MTV, que por aquella época emitía vídeos musicales non-stop las 24 horas del día. Blur lanzó sus éxitos y al día siguiente sus himnos ya estaban quemados.
Y a Oasis, por una mezcla de prejuicios sin sentido y edad del pavo, los catalogué como un grupo para pijos de colegio de pago. En su momento vi en algún pub, a gente que reunía ese pedigrí cantando Wonderwall, y la cruz para los Gallagher. Alguien tenía que pagar el pato.
Así la banda pasó a mi ostracismo particular. Hubo algún coqueteo con su último trabajo de estudio, antes de su separación, sobre todo con la remezcla de The Chemical Brothers del tema Falling Down y poco más. Hasta que la nueva formación del pequeño de los hermanos Tangana del brit pop, Beady eye, hizo una versión…


En la web en la que encontré este tema, hablaba que el original era de una banda de culto con una corta y tortuosa carrera, World of Twist, que coincidió en tiempo, lugar y en influencias estilísticas con The Stone Roses o Inspiral Carpets. La canción era Sons Of the Stage y con estas referencias era de obligada escucha ¡Temazo de psicoledia pop adhesiva bailable! -¡Toma etiqueta! Tengo un artículo pendiente sobre las etiquetas que se gasta el periodismo musical y los que intentamos escribir sobre ello-.
Escuché durante una buena temporada esta canción en bucle a través de Youtube, sobre todo interpretaciones en directo, en las que se podía disfrutar de todo el catálogo desplantes que Liam hacía al público y a los reporteros gráficos: manos en los bolsillos y actitud totalmente pasota como si el concierto no fuera con él, mirada fija y “perdonada vidas” a la cámara que estaba en el escenario, o mi preferida, estar de espaldas al público con la capucha de su parca puesta.

Si no fuera suficiente con este porte, en un encuentro de Champions League del Manchester City en el Bernabeu, Gallagher celebró un gol de los citizen subiendo y bajando las escaleras de la grada con la alegría de un forofo teenager. La afición blanca que le rodeaba le miraba con estupefacción, mientras el cantante alzaba un brazo en señal de victoria, dirigiéndose a los jugadores de su equipo.


Por no mencionar, la cantidad ingente de declaraciones que se han convertido en titulares de la prensa inglesa más animosa. Por mencionar una, tras el tibio recibimiento del debut de su nueva formación, Different Gear, Still Speeding, Gallagher advirtió: “A finales de 2011 la gente llamará a sus hijos Beady eye”.
Ya la última justificación por la que olvidé los prejuicios y le profesé todo mi respeto, cariño y admiración. Un día después de la ceremonia de clausura de las Olimpiadas de Londres 2012, en la que la participó “la mejor banda tributo a Oasis de Stratford”, como definió Noel Gallagher a Beady eye, aparecieron unas instantáneas de un “mañaneo all star”. Liam había alargado la celebración del espíritu olímpico junto a varias Spice Girls y un miembro de Muse. El “citrus, altius, fortius” aplicados al hedonismo.
Así que por todo ello no perdí la ocasión de ir a ver la presentación de BE, segundo trabajo de la formación, en Madrid. Abrieron la velada Mucho, que ya habíamos tenido la oportunidad de ver en Mi Chambergo Fest y que conectaron con su rock cósmico con el público más madrugador. Los de Perarnau demostraron que continúan su escalada en el escalafón. Tengo la sensación que su tercer larga duración decidirá su destino…

Sombra cósmica y greco -latina.

Sombra cósmica y greco -latina.

Llegó la hora G y el momento de “hooliganear” (tararear con “lololo”) el inicio de Flick of the finger. Liam apareció y se quedó en la sombra esperando su turno, como el que espera su momento para meterse en una pelea. Iba con una camiseta de la selección española de calidad asiática chunga sobre los hombros, que durante el show usó tanto para besar el escudo como para limpiarse el sudor. Esto último en la penumbra pero visible por todo el público ¡La flema británica!


Ya a la luz de los focos, en primer lugar me sorprendió su considerable altura y luego su rostro tan agreste. Facciones rudas que tan pronto sirven para hacer una estampa arando un huerto montado en un tractor, como para derrochar carisma con dos únicas poses.

Beady "fish" eye.

Beady “fish” eye.

Liam Gallagher siempre se ha caracterizado por su inmovilismo sobre las tablas. En esta ocasión mantuvo esta actitud, manos a la espalda, en algunos temas inclinándose hacia a la izquierda y otras hacia la derecha y ya. Solo muy pocos con dos movimientos pueden avasallar con tanto magnetismo. Rompía su hieratismo para hacer indicaciones a los encargados del sonido, con los que mantuvo una relación pasional de amor y odio. Tan pronto les ofrecía muestras de aprobación como indicaciones airadas y broncas. También en varias ocasiones, tras acabar estrofas de los temas más celebrados, con un movimiento espasmódico se alejaba del micro y un gesto ostensible de satisfacción inundaba su cara. Me imagino que debería pensar, “¡Vaya cante me acabo de echar!”.
El espasmo se convirtió en malas pulgas, tras la gran concesión a los seguidores de Oasis tocando Wonderwall. Durante la ejecución parecía entregado a la causa pero al finalizar, pareció darse cuenta que muchos de los allí presentes estaban exclusivamente, para oír alguna composición de su ahora archi enemigo y a la vez hermano.


Olvidada la mala digestión que supone dar este tipo de alegrías, buscó sorprendentemente en numerosos momentos la complicidad con el público, pero a su manera. Se paseó por el escenario y si veía alguna camiseta del City, golpeaba su pecho con el puño y señalaba al fan con el dedo índice. Incluso, se llegó a agachar para acercarse a una seguidora e indicarla con su mano que le llamara después.

Gesto rudo y curtido por la inhóspita ciudad de Manchester.

Gesto rudo y curtido por la inhóspita ciudad de Manchester.

¡Crack! ¡Chevalier! ¡Qué hooligan más friendly!

Chambergos’ Final Highlights:
• En vez de Sons of the stage, en esta gira versionaron Gimme Shelter de los Rolling Stone.
• Último tic de Liam: Se frotaba los dientes con la yema de los dedos. ¿Preocupado por la blancura de su “piñata?
• Más fotos de Oscar GM con un solo “click”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: