Matte/Glossy presenta La soledad es mi palacio

Matte/Glossy: «Me interesa la soledad como ese espacio de total libertad y creatividad, donde somos los únicos responsables de seguir adelante»

La ética “hazlo tú mismo” o DIY (siglas de Do It Yourself) ha sido una constante en la carrera musical de Violeta Gil Martínez; ya sea en las formaciones punk en las que militó como Primer Premio o Las Cruces o en solitario bajo su nuevo alter ego pop art Matte/Glossy. Aunque en este último proyecto, ya llevada al extremo: llega a una nueva ciudad en la que no conoce a nadie, una pandemia mundial obliga a confinarse en casa…Un entorno casi apocalíptico en el que valerse de la autosuficiencia, la tecnología y la soledad para construir un palacio de 10 canciones que presenta en la entrevista chamberga.

Y no sólo de su debut La soledad es mi palacio (2021, Snap Clap Club y Numavi Records) versa el cuestionario. Aprovechamos la ocasión para indagar en sus recuerdos musicales de Talavera de la Reina, ciudad donde se crió, y para que haga de guía musical de Viena, su lugar actual de residencia.

Da al play para embarcarte en este viaje de pop preciosista del Tajo al Danubio con la única compañía que uno mismo.

Explícanos el título del álbum.

Me interesa la soledad como ese espacio de total libertad y creatividad, donde nosotros somos los únicos responsables de seguir adelante, ya sea creando, aprendiendo, trabajando, pensando, cuidándonos, con sus altos y sus bajos. Hacer de la soledad un palacio es una idea que siempre me ha gustado y ahora, con los continuos confinamientos, se vuelve hasta necesaria. Está inspirado en una cita de la película Léolo (1992, Jean-Claude Lauzon), que vi hace diez años y de la que sólo recuerdo esta frase: “Mi soledad es mi palacio. Ahí tengo mi silla, mi mesa y mi cama. Mi viento y mi sol. Cuando estoy sentada fuera de mi soledad, estoy sentada en el exilio. Estoy sentada en un país engañoso”.

¿Qué grupos escuchaste durante la grabación de La soledad es mi palacio? ¿Han influido en el resultado final?

No sé si han influido en el resultado final, pero seguro en el proceso de composición: So Cow, Grass Widow, Le Mans, Aldous Harding, Fiona Apple, Mitski, Her’s, Soap&Skin, FKA Twigs, Miya Folick, Cherry Glazerr, Tia Blake

¿Cuándo y cómo empezó a fraguarse este nuevo proyecto Matte/Glossy y cómo encaja con Las Cruces y Primer Premio, las bandas de punk de las que eras voz?

Cuando un amigo me enseñó una canción que había hecho él sólo en su habitación y sonaba como una banda entera tocando, pensé: yo también quiero ser capaz de hacer esto. Y como al principio en Viena no tenía amigos para montar un grupo, me dediqué a aprender a usar Ableton y a componer en mi habitación. No encaja mucho con Las Cruces. Vienen de impulsos y momentos diferentes. Pero sin duda me encantaría volver a tener una banda de punk algún día.

La soledad es mi palacio es tu heterodoxa carta de presentación en la que transitas por distintos caminos del pop ¿Con que ‘palo’ estás más satisfecha con el resultado? ¿Te vas a centrar en uno de ellos en tus próximas referencias o vas a seguir picando de aquí y de allí?

Pues estoy bastante satisfecha con todas porque las veo cada una como un acertijo que al final conseguí resolver. Sin embargo, hay una que si pudiera la quitaría del disco, la verdad. No creo que me centre en ningún estilo concreto, no soy capaz de decidir como va a quedar una canción antes de ponerme a escribir. Me gustaría probar con nuevos instrumentos y formas de componer.

Para mí el «»hitazo de tu primer disco como Matte/Glossy es Millenial Burnout. La escucho y me vienen a la mente bandas como The Cure o Depeche Mode. ¿Cómo presentarías este tema?

Es un tema que compuse pensando en una banda, con estructura pop clásica y guitarra eléctrica. Esta sí que podría ser el nexo de unión con Las Cruces y Primer Premio.

¿Qué menú (entrantes, bebidas, platos, postres, etc.) nos propones para escuchar La soledad es mi palacio?

Me lo imagino todo muy pomposo y acabando la comida a reventar. Tabla de quesos con uvas, pasta carbonara (pero sin nata, ¡sólo huevo!), para beber, una copa de vino tinto aunque no pegue y de postre, coulant de chocolate.

¿Y qué lugar recomendarías para escucharlo?

En un tren.

Fijaste tu residencia en Viena ¿Qué tal te ha recibido al escena musical de allí? Recomiéndanos alguna banda o artista.

¡La escena musical de Viena es genial! Reciben muy bien a todo el mundo y no hacen ascos a ningún género musical. Cualquiera de mi sello Numavi Records mola. De punk me quedo con F.E.I.D.L., también me gustan mucho Lan Rex, Lime Crush, Puke Puddle o Tony Renaissance.

¿Recuerdas alguna experiencia musical vivida en Talavera a la que guardes cariño o que te haya marcado en tu carrera artística?

En Talavera siendo adolescente, allá por 2003, recuerdo ir a conciertos de hardcore de la escena local y querer hacer un grupo de punk con mis amigas. No me acordaba de ningún nombre, pero he preguntado y eran grupos como Craneo, Jimmy Dinamite, Knife… Pero ya el pop me tiraba más y mi favorito era Velvetta. Una amiga y yo no nos perdíamos ningún concierto suyo. No es que influyeran en mi música, pero me dieron ganas de empezar a tocar yo.

Haciendo memoria y en pleno auge de movimientos sociales que reivindican la visibilización de las mujeres artistas; hemos percibido la exigua presencia femenina en las bandas locales talaveranas desde hace décadas. ¿A qué crees que se debe esta circunstancia?

A que no hay referentes femeninos, ni queer a su alrededor. Es la pescadilla que se muerde la cola, si no vemos personas como nosotres en el escenario, no creemos que ese también pueda ser su lugar, que es lo que me pasaba a mi cuando vivía allí. Ahora mismo sería mucho más probable que apareciera un grupo de chicas, pero creo que en general la escena talaverana de música en directo está un poco muerta, y más con la pandemia… 🙁

La ex miembro de Las Cruces y Primer Premio presenta la soledad es mi palacio

Matte/Glossy, en pleno directo.

¿Qué canción, que no sea de tu propia cosecha, interpretas más en los ensayos?

No suelo tocar nada que no sea mío. Aunque me gusta escuchar canciones mientras leo la letra y la canto a voces. Últimamente Townie, de Mitski, pero cambia mucho.

¿Cuál es el mejor recuerdo y cuál el peor de tus conciertos?

Los mejores con Las Cruces, cuando se llenaban los conciertos y me cogían por los aires mientras cantaba. Y los peores, las primeras veces sola en el escenario como Matte/Glossy. Da vértigo. Es difícil meterse en el papel cuando tienes a todos mirándote y sin banda en la que apoyarte.

¿Qué recuerdos tienes del primer concierto al que asististe de un artista al que admires?

No me acuerdo del primero, pero me acuerdo de un concierto de The Dodos en el Nasti que no queríamos que acabase nunca y otro de St. Vincent en un Primavera Club, una diosa total.

Describe tu local de ensayo en menos de 10 palabras.

Es mi habitación. Donde tengo mi mesa y mi silla, mi viento y mi sol.

Elige un momento clave de la historia de la música.

Ahora. Cuando todo el mundo tiene las herramientas para hacer música y publicarla desde donde quiera. ¡Tenemos toda la música del planeta a nuestro alcance!

¿Cuál es el Chambergo de Entretiempo favorito de Matte/Glossy?

Una capa amarilla de Pitagora que tengo desde hace años.

Pínchanos un Chambergazo.
Un estribillo luminoso:

Por Trenca

Foto de Lucía Pugena

Publica un comentario